Elevación del seno maxilar

La elevación de seno maxilar es una técnica que se lleva a cabo para pacientes que carecen de masa ósea en la arcada superior.

¿Te gustaría hablar con un experto?

¿Qué es la elevación del seno maxilar?

A través de la elevación se consigue aumentar la cantidad de hueso disponible, así será posible colocar el implante con una altura adecuada.

No podemos olvidar que cuando se pierde un diente, el hueso se va atrofiando y va menguando progresivamente. Por su parte, el seno maxilar desciende y ocupa cada vez un mayor espacio, en perjuicio del maxilar superior. 

Por este motivo, cuando llega el momento de efectuar un implante, apenas hay hueso, pero se puede remediar con la elevación de seno, que permite injertar hueso en el área de premolares y molares superiores.

Ventajas

45/70 minutos
Indoloro
Seguridad y Confianza

96,6%

¿Cuál es el porcentaje de éxito?

El porcentaje de éxito de tratamientos de implantología supera el 96,6%

Esta solución tiene los siguientes beneficios:

Lo que nuestros pacientes dicen

Preguntas frecuentes

Consulta nuestras preguntas y respuestas frecuentes.

Esta cirugía es indolora ya que se practica bajo anestesia local. No obstante, también se puede optar por la sedación consciente. En cualquier caso, la operación no se demora más de una hora, siempre y cuando las condiciones sean favorables.

Los implantes se podrán colocar antes o después en función del hueso disponible. En muchas ocasiones es posible colocar los implantes dentales el mismo día en que se lleva a cabo la elevación del seno maxilar, siempre que dispongamos de un mínimo hueso que nos brinde una correcta estabilidad del implante. Si esto no es así, porque apenas contamos con 4 mm de altura e incluso menos, será preciso aguardar el transcurso de 6 o 7 meses para que se produzca la regeneración del hueso.

El postoperatorio suele cursar con una cierta inflamación y molestias leves, pero éstas no suelen extenderse más allá de los 2 o 4 días. Incluso a veces es posible apreciar un sangrado e incluso hematomas. Por supuesto, deben acatarse las recomendaciones del cirujano, pues de lo contrario nos exponemos a que se produzca una infección postoperatoria del injerto, a que se reabsorba el hueso injertado o a que se tenga que repetir todo el proceso. Algunos, estos consejos incluyen no fumar, no beber con pajita ni escupir, estornudar siempre con la boca abierta o abstenerse de sonarse la nariz apretándola.

Es una cirugía delicada pero, si se hace correctamente, no tienen por qué surgir complicaciones en la elevación del seno maxilar.

Déjanos tus datos y te llamamos