Ortodoncia

La ortodoncia general tiene como objetivo la prevención, diagnóstico y tratamiento de las maloclusiones tanto óseas como dentarias.

¿Te gustaría hablar con un experto?

¿Qué son los tratamientos de ortodoncia?

Existen diversos tipos de tratamientos de ortodoncia, según el problema a corregir y la edad del paciente.

  • El tratamiento preventivo tiene como objetivo la eliminación de hábitos en los niños con dentición temporal.
  • El tratamiento interoceptivo ayuda a facilitar la erupción de los dientes permanentes y ayuda a mejorar el tamaño y la posición de los huesos maxilares en pacientes en edad de crecimiento.
  • El tratamiento correctivo está indicado en pacientes con dentición permanente completa. De estos últimos, el más común es la ortodoncia fija que consiste en brackets que se colocan en los dientes unidos entre sí por unos arcos de metal. El ortodoncista periódicamente ajusta estos arcos de forma que ejerzan la tensión necesaria para colocar los dientes en el lugar que les corresponde.

Ventajas

Una sesión
Indoloro
Seguridad y Confianza

90%

¿Cuál es el porcentaje de éxito?

El porcentaje de éxito de tratamientos de prótesis dentales supera el 90%.

Esta solución tiene los siguientes beneficios:

Lo que nuestros pacientes dicen

Preguntas frecuentes

Consulta nuestras preguntas y respuestas frecuentes.

La ortodoncia general tiene como objetivo no solo la alineación de las piezas dentales con un fin estético, sino también, la prevención, diagnóstico y tratamiento de las alteraciones de forma, espacio y tamaño tanto dentarias como esqueletales. La ortodoncia es un tratamiento de larga duración. Existen varios tipos de ortodoncia que se utilizarán en las diferentes situaciones: ortopedia en los niños , ortodoncia fija convencional y estética, alineadores para los adolescentes y los adultos de cualquier edad.

Es importante que en los pacientes se fomenten hábitos de higiene oral para minimizar complicaciones durante el tratamiento de ortodoncia.

  • Lavarse los dientes después de cada comida y, como mínimo, tres veces al día.
  • Utilizar un cepillo de diente convencional adecuado y cepillos interdentales que permitan acceder a todos los espacios de la boca y de los aparatos para asegurar una correcta eliminación de la placa.
  • Emplear diariamente productos específicos que contengan antisépticos bucales y flúor, ya que ayudarán a prevenir el desarrollo de caries y problemas de encías.
  • Usar cera de ortodoncia para evitar rozaduras o heridas en la mucosa bucal por contacto con brackets o arcos.
  • No comer alimentos duros.
  • No ingerir alimentos pegajosos y disminuir el consumo de alimentos azucarados.
  • No cortar alimentos con los dientes.

Los brackets duelen habitualmente entre los 5 y 7 primeros días. La primera vez que se colocan sobre los dientes suele ser la que causa mayores molestias, presión durante la masticación, imposibilidad para masticar alimentos consistentes y, en muchos casos, laceran los tejidos bucales en el primer mes de instalados. Cuando asistas a tus próximos controles de ortodoncia también puedes sentir molestias los días posteriores, esta vez de menor intensidad.

1. Estudio: Para iniciar cualquier tratamiento de ortodoncia, es necesario realizar un estudio previo del paciente que incluye los siguientes registros:

  • Radiografía lateral de cráneo: con ella comprobamos la posición y los ángulos de las estructuras craneales y de los dientes.
  • Radiografía panorámica: muestra las estructuras óseas en una sola imagen y detecta la existencia de caries, ausencias dentarias y el nivel óseo.
  • Fotografías extraorales faciales: nos permite analizar las características faciales, así como sus proporciones.
  • Fotografías intraorales: para valorar la posición de los dientes y poder realizar un seguimiento del avance del tratamiento.
  • Modelos de estudio: son réplicas exactas de la estructura dental del paciente. Permiten tener información detallada sobre la forma, la posición y la oclusión.
  • TAC dental (tomografía axial computarizada): no siempre es necesario. Solo cuando haya zonas que necesiten ser exploradas en 3D.

2. Fase activa: Es la fase más importante del tratamiento y en ella se realizarán todos aquellos movimientos dentales necesarios para conseguir los objetivos planteados en el estudio.

3. Fase de retención: La fase retentiva consiste en mantener los dientes recién movidos en la posición final, por un periodo suficientemente prolongado para ayudar a estabilizar su corrección. Normalmente, al retirar los brackets se colocan dos retenedores removibles termoplásticos (essix) en ambas arcadas, siendo una alternativa estética, cómoda y económica. Como complemento se colocan retenedores fijos en los dientes anteriores, consistentes en un alambre de cierta longitud adherido usualmente de canino a canino en la superficie lingual. Sin la fase de retención hay una tendencia de los dientes a volver a su posición inicial, por lo que esta debe ser obligatoria.

Déjanos tus datos y te llamamos